La posibilidad de cura de la hepatitis C para los infectados con el genotipo 1 al realizar el tratamiento con interferón pegilado y ribavirina y ruin. Más de la mitad de los tratamientos no logran suceso y un retratamiento utilizando nuevamente interferón pegilado y ribavirina presenta pocas posibilidades de suceso.

Con la llegada de los inhibidores de proteasas la posibilidad de cura con un retratamiento pasa a ser una posibilidad real, pudiendo llegar a los 88%, pero para estimarse correctamente tal posibilidad es necesario se conocer el resultado del tratamiento ya realizado y la forma como él fue conducido.

En el estudio publicado en New England Journal of Medicine los 663 pacientes incluidos en el ensayo clínico fueron divididos en tres grupos, conforme el retratamiento propuesto. Para mejor entender, sin confundir, estaré haciendo una explicación separada para cada grupo de pacientes.

Todos los pacientes estaban infectados con el genotipo 1 y eran no respondedores al tratamiento anterior o recidivantes (aquéllos que terminan indetectables y el virus retorna en los seis meses siguientes al final del tratamiento).

GRUPO 1 – El tratamiento consiste en la terapia triple de telaprevir, interferón pegilado y ribavirina durante las primeras 12 semanas y la prosecución hasta la semana 48 con la utilización del interferón pegilado y ribavirina, sin el telaprevir.

En este grupo, entre los pacientes recidivantes (aquéllos que terminan indetectables y el virus retorna en los seis meses siguientes al final del tratamiento) al tratamiento anterior, la cura fue del 83%.

Entre los pacientes no respondedores (aquéllos que en la semana 12 del tratamiento anterior habían logrado se quedar indetectables o haber bajado 2 log, pero no consiguieron terminar las 48 semanas se encontrando indetectables) obtuvieron 59% de cura con el retratamiento.

Los pacientes que en el tratamiento anterior no consiguieron ninguna respuesta y por eso el tratamiento tuvo que ser interrumpido en la semana 12 o en la semana 24, obtuvieron 29% de cura.

GRUPO 2 – Durante las primeras 4 semanas el tratamiento consiste en interferón pegilado y ribavirina. Entre las semanas 5 y 16 el tratamiento es en terapia tripla de telaprevir, interferón pegilado y ribavirina y, desde la semana 17 el tratamiento continúa solamente con interferón pegilado y ribavirina hasta completar 48 semanas.

En este grupo, entre los pacientes recidivantes (aquéllos que terminan indetectables y el virus regresa en los seis meses siguientes al final del tratamiento) al tratamiento anterior, la cura fue del 88%.

Entre los pacientes no respondedores (aquéllos que en la semana 12 del tratamiento anterior habían logrado se quedar indetectables o haber bajado 2 log, pero no consiguieron terminar las 48 semanas se encontrando indetectables) obtuvieron 54% de cura con el retratamiento.

Los pacientes que en el tratamiento anterior no consiguieron ninguna respuesta y por eso el tratamiento tuvo que ser interrumpido en la semana 12 o en la semana 24, obtuvieron 33% de cura.

GRUPO 3 – Éste fue el grupo control que recibió el tratamiento tradicional de 48 semanas con interferón pegilado y ribavirina.

En este grupo, entre los pacientes recidivantes (aquéllos que terminan indetectables y el virus regresa en los seis meses siguientes al final del tratamiento) al tratamiento anterior, la cura fue del 24%.

Entre los pacientes no respondedores (aquéllos que en la semana 12 del tratamiento anterior habían logrado se quedar indetectables o haber bajado 2 log, pero no consiguieron terminar las 48 semanas se encontrando indetectables) obtuvieron solamente 15% de cura con el retratamiento.

Los pacientes que en el tratamiento anterior no consiguieron ninguna respuesta y por eso el tratamiento tuvo que ser interrumpido en la semana 12 o en la semana 24, lograron solamente 5% de cura.

MIS COMENTARIOS:
Eventos adversos, principalmente anemia, neutropenia y leucopenia fueron más frecuentes en los pacientes tratados con telaprevir (37%) que en los pacientes tratados con interferón pegilado y ribavirina (22%).

El telaprevir (también el boceprevir) cuando combinado con interferón pegilado y ribavirina ofrece a los infectados con el genotipo 1 de la hepatitis C que no lograron suceso en el tratamiento anterior una sorprendente y real posibilidad de cura.

Es necesario que las autoridades de la salud aceleren al máximo posible la aprobación para utilización de los inhibidores de proteasas en el tratamiento de la hepatitis C, tanto por el sistema público como privado de la salud. Son medicamentos caros, pero seguramente mucho más baratos que el tratamiento de un paciente que evoluciona para la cirrosis o el cáncer y necesitará cuidados especiales y hasta de un trasplante de hígado para evitar la muerte.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Telaprevir for Retreatment of HCV Infection – NEJM published – N Engl J Med 2011; 364:2417-2428June 23, 2011

Carlos Varaldo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest

Share This