Corren tiempos difíciles en los que se está haciendo pagar a los trabajadores y a la mayor parte de la sociedad con recortes considerables en sus derechos y en los derechos sociales de la población. De esta forma estamos vislumbrando como se pretende desmontar lo conseguido durante décadas en el llamado Estado del Bienestar que, a nuestro pesar, nunca alcanzó gran desarrollo en nuestro país. Pero el que logró alcanzar en aspectos como el sistema público de salud, universal, gratuito y de calidad, si ha sido, y es, motivo de orgullo para los ciudadanos que contamos con profesionales y medios de prestigio internacional siempre financiado con el dinero de todos para que esté disponible para todos cuando les sea necesario. Y esto es así tanto en la formación de los profesionales a través del sistema MIR (o sus equivalencias), la red pública de salud, el prestigioso programa de trasplantes (referente mundial), los tratamientos a enfermos crónicos y tantos otros ejemplos.

Este sistema público que tanto tiempo y recursos ha precisado para su implantación y desarrollo es fruto de la aportación del dinero de todos a través de nuestros impuestos, y todos somos sus titulares. Argumentar por parte de unos gestores que no creen en la medicina pública que es un sistema deficitario es negar la mayor, ya que la salud no se debe entender como un negocio en manos de particulares y empresas multinacionales, sino como un derecho social de calidad, igual y gratuito de todos y para todos. Nosotros así lo creemos y así lo defenderemos.

Las políticas de recortes que imponen los llamados mercados que no son otros que los grandes especuladores financieros mundiales pretenden arruinar las economías nacionales hipotecándolas al servicio de sus beneficios económicos. Buena parte del camino ya la han logrado con una clase política que legisla a su dictado y no al de quienes les eligen para representarles, dándole la espalda a su verdadera razón de ser y poniendo en grave peligro la esencia de la democracia representativa. Negando además los cauces a la participación ciudadana más allá del propio voto cada cuatro años.

Por ello desde la Asociación Murciana de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (Hepatomur) apoyamos la convocatoria de Huelga General para este 29 de Marzo, como la reivindicación única posible del 99% de la población ante tal agresión a sus derechos y libertades. Porque tenemos mucho que perder, tenemos mucho por defender. Todo aquello por lo que lucharon nuestros abuelos, nuestros padres, por lo que luchamos nosotros y por lo que lo hacen nuestros hijos. Porque somos el 99%!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest

Share This