75 voluntarios españoles de cinco hospitales van a probar un nuevo tipo de interferón (el llamado alfa-5) para tratar la hepatitis C. La molécula ha sido desarrollada por el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Clínica de Navarra, y tiene como principal característica que es la más parecida a la molécula natural equivalente, por lo que los ensayos previos apuntan a que puede aumentar la respuesta protectora frente al virus de la hepatitis C de tipo I.

Esta enfermedad tiene muy difícil tratamiento. Se calcula que en España hay más de 200.000 personas con el virus. En muchos casos éste está latente o tarda en dañar el hígado, pero en otros hay que someterse a un agresivo tratamiento que combina dos fármacos (interferón alfa-2 y ribavirina). La terapia dura de seis meses a un año, y tiene una tasa de éxito de alrededor del 60%, aunque este porcentaje varía según el tipo de virus. Si es del I (el que se va a ensayar) baja al 50%; si es de los tipos II y III aumenta al 80%.

El objetivo del ensayo del fármaco, que va a comercializar Digna Biotech, una empresa española en la que participa el propio CIMA es, de momento, verificar que la molécula no es tóxica (es una fase I). Además, servirá para ver en pacientes sanos si hay una mayor respuesta protectora, ya que se supone que activan los genes. Lógicamente, se trata del primer paso de un ensayo que deberá concluir con el tratamiento de personas infectadas (ya en fases II y III). La ventaja de que sea un producto español y de que se pruebe en España es que, si funciona, los pacientes españoles tendrán acceso antes (sin contar con que los voluntarios ya lo estarán recibiendo).

Fuente: elpais.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest

Share This