Investigación publicada en la edición de junio de la Gastroenterology comprueba el efecto benéfico que el consumo del café ocasiona durante el tratamiento de la hepatitis C con interferón pegilado y ribavirina.

La razón para este beneficio aún es desconocida, pero queda evidente que es un factor independiente de otros factores que influencian la respuesta terapéutica, como la raza del paciente, la carga viral, el grado de fibrosis/cirrosis o los niveles de las transaminasas. Estudios anteriores muestran que bebedores de café presentan niveles menores en las transaminasas, una reducción en la progresión del daño hepático y una disminución de la incidencia de cáncer en el hígado, pero el efecto del café en la infección por la hepatitis C nunca había sido estudiada.

En esta pesquisa los autores examinaron la ingestión de café y respuesta virológica al tratamiento con los datos del estudio HALT-C, incluyendo 885 pacientes con fibrosis avanzada o cirrosis. Fueron analizados los históricos clínicos relativos a alimentación realizados antes del tratamiento y comparados con los datos históricos de los exámenes realizados durante el tratamiento.

Un total del 85% de los pacientes bebía café y 15% de ellos tomaban tres o más tazas por día, los que fueron definidos como el grupo de pacientes con alto consumo de café.
Al cruzar los datos con los resultados de los exámenes fue observado que en el grupo de alto consumo de café, 61% de ellos toleraron la dosis total de ribavirina e interferón pegilado, mientras que en el grupo de bebedores moderados 50% consiguieron tolerar las dosis totales de ribavirina e interferón pegilado.

Los pacientes del grupo de alto consumo de café también eran menos propensos a exigir una reducción de la dosis de interferón pegilado debido a que una baja de los neutrófilos o a una baja de las plaquetas.

La reducción de la carga viral fue mayor en el grupo de pacientes con alto consumo de café que en los no bebedores en los resultados de carga viral de las semanas 12, 20 y 24 del tratamiento.

La respuesta sostenida (cura de la hepatitis C) fue lograda por 26% de los pacientes con alto consumo de café contra solamente 11% de los no bebedores.

En contraste con estos resultados para el café, no fue encontrada ninguna asociación entre el consumo de té y la respuesta al tratamiento.

Concluyen los autores que el café contiene más de 1.000 compuestos y cualquiera de ellos puede estar involucrado en la respuesta virológica, no siendo necesariamente la cafeína a causa de los resultados, sin embargo es improbable que el café o alguno de sus compuestos posea algún efecto antiviral, siendo más probable que el café facilite la respuesta al interferón pegilado y a la ribavirina por algún mecanismo aún desconocido, tal vez relacionado a su asociación con el colesterol o con la resistencia a la insulina.

Finalmente es bueno recordar que no todos toleran el café, especialmente pacientes con cirrosis avanzada. Si después de beber café usted se siente con cefalalgia o sensación de mal estar, el café debe ser evitado.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente: Coffee Consumption Is Associated With Response to Peginterferon and Ribavirin Therapy in Patients With Chronic Hepatitis C – Neal D. Freedman, Teresa M. Curto, Karen L. Lindsay, Elizabeth C. Wright, Rashmi Sinha, James E. Everhart – HALT-C TRIAL GROUP – Gastroenterology – Volume 140, Issue 7 , Pages 1961-1969, June 2011

Carlos Varaldo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest

Share This