La frecuencia de parpadeo permite diagnosticar la encefalopatía hepática

La frecuencia de parpadeo permite diagnosticar la encefalopatía hepática

Una investigación desarrollada por el Grupo de Deterioro Neurológico del Instituto de Investigación del Hospital Clínico de Valencia ha concluido que la frecuencia crítica de parpadeo diagnostica la encefalopatía hepática mínima, una complicación de la cirrosis, en sus estados iniciales.

Según han informado fuentes de la Generalitat, el estudio, realizado en colaboración con el Instituto de Biomedicina de Sevilla y en el que han participado 230 pacientes de varios hospitales españoles, ha sido publicado en la revista internacional Gastroenterology.

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado falla, deja de realizar su función de eliminar sustancias tóxicas, y, como consecuencia, estas toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños tales como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y la coordinación motoras y el nivel de consciencia, según el estadio de la enfermedad.

La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de lo que después deriva en la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante. Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima.

Según la doctora Montoliu, coordinadora del grupo de investigación en Valencia, «la encefalopatía hepática mínima influye en los índices de supervivencia de los pacientes con cirrosis hepática así como en su calidad de vida», por lo que una detección temprana condiciona el pronóstico y su tratamiento.

«Hasta ahora, para diagnosticar el deterioro cognitivo asociado a la encefalopatía hepática mínima utilizamos una batería de tests psicométricos, largos y complicados, con lo que muchos pacientes abandonan», ha precisado la investigadora valenciana.

El nuevo sistema consiste en unas gafas cerradas que emiten una luz que parpadea y que permite observar, a través de la frecuencia crítica de parpadeo, las células de la retina que son el reflejo de las células glia del cerebro.

El resultado que se obtiene identifica los problemas a nivel cerebral. «Es mucho más rápido y posiblemente más preciso», concluye la doctora Montoliu.

Visto en La Vanguardia

La hepatitis C como factor de riesgo para desarrollar Parkinson

La hepatitis C como factor de riesgo para desarrollar Parkinson

La infección por el virus de la hepatitis C aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Un riesgo que, sin embargo, no se ve incrementado por el virus de la hepatitis B. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Médica China de Taichung (Taiwán) y publicado en la revista Neurology.

En palabras del doctor Chia-Hung Kao, director del estudio, “a día de hoy se han identificado numerosos factores, incluidos los ambientales, que juegan un papel en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Y de acuerdo con nuestros resultados, la hepatitis causada por el virus de la hepatitis C aumenta el riesgo de desarrollar esta enfermedad neurológica”.

Mayor riesgo de Parkinson

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron durante un período de 12 años el riesgo de desarrollo de la enfermedad de Parkinson en un total de 199.868 participantes sin hepatitis y 49.697 personas con hepatitis –un 71% infectados por el virus de la hepatitis B; un 21% por el virus de la hepatitis C; y un 8% por ambos virus, B y C.

Durante el seguimiento del estudio, un total de 1.060 participantes sin hepatitis y 270 pacientes infectados por el virus –120 con hepatitis C– desarrollaron Parkinson.

Los resultados mostraron que, comparados frente a las personas sin hepatitis, los pacientes con hepatitis C tenían un riesgo hasta un 30% mayor de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Un riesgo, además, que resultó independiente de otros factores como la edad, el sexo y la presencia de diabetes o cirrosis.

Por el contrario, la infección por el virus de la hepatitis B no se asoció con un mayor riesgo de desarrollar Parkinson. De hecho, los pacientes infectados por ambos virus –B y C– presentaron un riesgo similar al de la población sin hepatitis.

Vía Somos Pacientes

Un tribunal norteamericano determina que Gilead usó patentes de Merck en el desarrollo de Sofosbuvir

Un tribunal norteamericano determina que Gilead usó patentes de Merck en el desarrollo de Sofosbuvir

Un tribunal norteamericano determina que Gilead usó patentes de Merck en el desarrollo de Sofosbuvir. El Tribunal del Distrito Norte de California falló a favor de Merck e Ionis Pharmaceuticals en una disputa de patentes relacionadas a los medicamentos a base de sofosbuvir de Gilead para el tratamiento del virus de la hepatitis C (VHC), incluyendo Sovaldi y Harvoni. El jurado falló a favor de Merck y Ionis y sustenta todas las reclamaciones de las dos patentes en el caso. Ionis y Merck son co-inventores de las patentes que sirven de base para la disputa. En la siguiente fase del juicio, el jurado en el caso tendrá en cuenta el importe de los daños que se pagará a Merck por Gilead como compensación por la infracción en el pasado y en el futuro. Ionis recibirá el 20% de los daños concedidos a Merck que exceden los costos incurridos por Merck para llevar a cabo estos procedimientos y Ionis también recibirá el 20% de todos los pagos futuros.

 

El TSJ de Baleares obliga al Mº del Interior a asumir el tratamiento de hepatitis C para internos penitenciarios

El TSJ de Baleares obliga al Mº del Interior a asumir el tratamiento de hepatitis C para internos penitenciarios

Rechazan una demanda de Interior que exigía al Govern que asumiera los gastos de estos fármacos

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares ha determinado que debe ser Instituciones Penitenciarias, que depende del Estado, la que debe asumir los gastos de los tratamientos para paliar la enfermedad de hepatitis C que sufran los reclusos, entre ellos los de la cárcel de Palma. Los jueces rechazan que este gasto en medicamentos deba ser asumido por la comunidad autónoma, con independencia de que en un futuro ambas administraciones públicas puedan alcanzar un acuerdo y firmar un convenio para financiar este tratamiento, conocido como la triple terapia de la hepatitis C.

Instituciones Penitenciarias mantiene un conflicto desde hace dos años cuando, a través de una carta, un alto cargo se dirigió al Govern balear para plantear esta situación. Señalaba el escrito la preocupación que mantenía la institución de que los internos (facilitaba una lista), al ser todos ellos usuarios del sistema nacional de salud, tenían derecho a la prestación sanitaria. Todos estos reclusos tenían prescrito un tratamiento de uso hospitalario para su enfermedad crónica, sin que hasta ese momento el servicio de salut de la comunidad autónoma no lo hubiera dispensado. El Govern contestó, en términos cordiales, proponiendo la posibilidad de un convenio para garantizar que los presos recibieran este tratamiento, pero no se comprometía a asumir el coste económico.

La siguiente misiva del subsecretario del Ministerio de Interior fue mucho más contundente y en su carta exigía a la Conselleria de Salut que dispensara de inmediato este tratamiento para dicha enfermedad. El Govern volvió a contestar en el mismo sentido que la carta anterior, estableciendo la posibilidad de firmar dicho convenio. Interior, ante esta postura, decidió acudir a los tribunales para resolver el conflicto entre ambas administraciones.

Los jueces han analizado la situación y sobre todo han profundizado sobre la interpretación de las normas de asistencia médica a la que tienen derecho los internos de las cárceles. El reglamento penitenciario establece con claridad, y así lo resalta la sentencia, que «la asistencia sanitaria tendrá carácter integral y estará orientada tanto a la prevención, como la curación y a la rehabilitación». Y, además, «especial atención merecerá la prevención de las enfermedades transmisibles». En otro apartado, también se establece que Instituciones Penitenciarias y la administraciones sanitarias formalizarán convenios de colaboración en material de salud pública y asistencia sanitaria. Señala que la asistencia médica en las cárceles será financiada por Instituciones Penitenciarias. Por tanto, el TSJB establece que el pago de este caro tratamiento contra la hepatitis lo financie la cárcel.

Vía Diario de Mallorca, imagen de Última Hora

Harvoni mantiene sus altas tasas de curación en hepatitis C un año después

Harvoni mantiene sus altas tasas de curación en hepatitis C un año después

El medicamento de Gilead ratifica sus resultados tras 12 meses en los que se ha empleado en práctica clínica real.
Harvoni, el fármaco que combina sofosbuvir y ledipasvir de Gilead, ha cumplido un año en el mercado español para hepatitis C. Para analizar su evolución, Gilead ha reunido a varios expertos que corroboraron las altas tasas de curación de este medicamentos en la mayoría de los pacientes.

El encuentro ha estado coordinada por Rafael Esteban, del Hospital Universitario Vall d´Hebron de Barcelona, y José Luis Calleja, del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid, y ha contado con una amplio elenco de reputados especialistas expertos en la materia.

Esteban destacó que “por primera vez disponemos de un medicamento de un solo comprimido diario con el que somos capaces de alcanzar tasas de curación iguales e incluso superiores al 95 por ciento de los pacientes con hepatitis C, no sólo en aquellos pacientes que no han recibido nunca el tratamiento, sino también a quienes han fallado a una medicación previa”. Además, señaló que “en la práctica clínica diaria los resultados han sido muy buenos, mejorando incluso a los resultados obtenidos en los ensayos clínicos”.

Este producto es el primer régimen de un único comprimido al día para tratar la mayoría de los pacientes adultos infectados con Hepatitis C crónica con genotipo 1, 4, 5 y 6, que ha demostrado dependiendo del genotipo, que es posible alcanzar tasas de curación de hasta el 99 por ciento en una amplia gama de perfiles de pacientes.

Los datos en vida real presentados tanto en el Congreso americano de la AASLD (American Association for the Study of Liver Diseases) de finales de 2015, como los presentados recientemente en el Congreso nacional de la AEEH (Asociación Española para el Estudio del Hígado) en Madrid, corroboran las altas tasas de curación de este fármaco en la mayoría de los pacientes. Según estos datos, es posible alcanzar tasas de curación de hasta el 100%  con regímenes de  8 semanas en pacientes naïve, no cirróticos, genotipo 1.

Más allá de las elevadas tasas de curación y la consiguiente mejora en la calidad de vida de los pacientes, Harvoni ha demostrado un buen perfil de tolerabilidad y ha supuesto una simplificación en el tratamiento de la enfermedad, resaltando también del mismo un menor número de interacciones que los inhibidores de la proteasas (IPs).

Como ha declarado María Río, directora general de Gilead en España, “con una apuesta firme por la investigación e innovación, Gilead tiene el objetivo de transformar y simplificar la vida de miles de personas afectadas por enfermedades graves. En el caso de la infección por el virus de la Hepatitis C, hasta hace muy poco tiempo era impensable conseguir ratios de curación tan elevados, en menos tiempo y con un menor número de efectos adversos. La llegada de Harvoni ha supuesto una oportunidad para miles de personas de mejorar sustancialmente su calidad de vida, y aunque todavía tenemos camino por recorrer, no me cabe duda de que estamos cada día más cerca de la eliminación de esta enfermedad”.

Puedes leer este artículo en Redacción Médica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest