“Los tratamientos libres de interferón son la terapia definitiva para la curación de la hepatitis C”

Según el Dr. Rafael Esteban, Jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona) y ex-presidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)
Hill + Knowlton Strategies – 27/09/2013, 10:09h

  • El experto afirma que este tipo de tratamientos, actualmente en investigación, ya han demostrado mayor eficacia de curación del virus de la hepatitis C (VHC) sin apenas efectos adversos, en comparación con la terapia actuales
  • La hepatitis C afecta a unas 900.000 personas en España, según datos oficiales de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)
  • Faldaprevir* y deleobuvir* asociados a ribavirina han demostradon tasas de curación vírica de hasta el 85%

Sant Cugat del Vallès, 25 de septiembre de 2013 – “Las terapias libres de interferón (IFN-free) son, sin lugar a dudas, el futuro del tratamiento del virus de la hepatitis C (VCH) y abren expectativas absolutamente distintas para un amplio rango de pacientes”. Así lo ha enfatizado el Dr. Rafael Esteban, Jefe del Servicio de Hepatología del Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona), en el simposio patrocinado por Boehringer Ingelheim, que se ha celebrado en el marco del 10th International Meeting on Therapy in Liver Diseases.

El experto ha defendido que los tratamientos IFN-free, la mayoría de los cuales actualmente están en investigación, “tienen una gran acción antiviral y no presentan efectos adversos, contrariamente a lo que sucede con el interferón”. En concreto, el Dr. Esteban ha destacado los compuestos faldaprevir* y deleobuvir* asociados a ribavirina, basándose en los resultados del ensayo SOUND-C2, que incluyó pacientes no tratados previamente e infectados por el virus de la hepatitis C de genotipos 1a y1b, los más frecuentes. “Los pacientes de este estudio alcanzaron tasas de curación vírica (respuesta virológica sostenida, SVR) de hasta el 85%, mientras que con el tratamiento basado en interferón, únicamente conseguíamos el 40% de curación. Esto representa una ventaja espectacular”.

Mayor eficacia y acceso de más pacientes al tratamiento
Otra de las mejoras de los nuevos medicamentos es que permitirán cubrir un espectro más amplio de pacientes, incluidos aquellos que, hasta el momento, no han podido beneficiarse de la terapia existente contra la hepatitis C, “como es el caso de aquellos que presentan cirrosis hepática”, explica el hepatólogo de Vall d’Hebrón. En este sentido, de las 900.000 personas en España que tiene esta enfermedad -según la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)-, hasta el 50% no son aptos para seguir el tratamiento basado en la combinación de interferón y ribavirina, el más habitual hasta el momento. Además, de los pacientes que sí son aptos, menos de dos tercios de aquellos que tienen el genotipo 1 – el tipo de VCH crónico más frecuente-, alcanzan la curación vírica.1,2

Los nuevos compuestos también han demostrado minimizar los efectos adversos derivados del uso de interferón, como insuficiencia cardíaca, sepsis, leucopenia, depresión y pérdida de visión. Esta mala tolerancia, unida a la larga duración del tratamiento, provoca que gran parte de pacientes acaben abandonando la terapia y no alcancen la curación 3-4, de manera que la hepatitis C puede derivar en cirrosis hepática o cáncer de hígado y hacer necesario un trasplante de hígado. “El 45% de trasplantes de hígado son por virus C: si conseguimos curarlo, terminaríamos también con estos trasplantes”, añade el experto.

Es necesario seguir investigando
El Dr. Rafael Esteban defiende la importancia de la investigación en hepatitis C porque “es una enfermedad que tiene cura. Los estudios en investigación están consiguiendo una respuesta virológica sostenida muy alta, pero debemos dirigirnos hacia el 100% de curación”.

Además, hay que avanzar en la personalización del tratamiento a las poblaciones especiales de pacientes que, hasta el momento, no pueden beneficiarse de terapias contra el VCH, como es el caso de personas trasplantadas, cirrosis avanzada, insuficiencia renal, cáncer de hígado o coinfección con VIH. “Estamos en un momento muy interesante en la investigación de la hepatitis C, y lo expertos implicados en su tratamiento estamos muy ilusionados con la posibilidad de erradicar esta enfermedad”, concluye el Dr. Esteban.


Las mujeres tienen una mayor tasa de eliminación espontánea del virus de la hepatitis C

Las mujeres tienen una mayor tasa de eliminación espontánea del virus de la hepatitis C

5714441351_68d64d0618_oUn estudio de pacientes infectados con infección aguda por hepatitis C (VHC) encontró que las mujeres tenían tasas más altas de niveles de eliminación espontáneo, niveles virales indetectables del virus sin iniciar la terapia con medicamentos. Los resultados publicados en Hepatology, una publicación de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas, indican que el gen IL28B (rs12979860) y el genotipo 1 del VHC también son predictores independientes de eliminación espontánea del VHC.

En 2011, hubo 1.229 casos de VHC aguda reportados a los Centros para el Control y la Prevención de Infecciones (CDC), que representa un aumento del 44% respecto a 2010. La evidencia médica indica que el 25% de las personas con hepatitis C eliminó de forma espontánea su infección. Estudios prospectivos previos relacionan el sexo femenino, la respuesta inmune, los anticuerpos neutralizantes y la genética a la eliminación del virus.

“El conocimiento de la eliminación de la hepatitis C aguda es limitada ya que los pacientes suelen ser asintomáticos durante las etapas iniciales de la infección y de las poblaciones en riesgo, como las personas que se inyectan drogas, a menudo son marginados”, explica el autor principal, el Dr. Jason Grebely en el Instituto de Kirby, Universidad de Nueva Gales del Sur en Australia. “Nuestra investigación pretende avanzar en la comprensión del tiempo y los predictores de eliminación del VHC para mejorar primeras intervenciones terapéuticas opciones. ”

Los investigadores utilizaron datos del Estudio INC3-una colaboración de nueve estudios prospectivos de Australia, Canadá, los Países Bajos y EE.UU. financiado por los Institutos Nacionales de Salud y dirigido por el profesor Kimberly Page de la Universidad de California en San Francisco que incluyó participantes con VHC y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que fueron reclutados entre 1985 y 2010. El presente estudio incluyó a 632 personas con diagnóstico de hepatitis C aguda con un 35% del grupo de sexo femenino y el 82% de raza blanca. Aproximadamente el 96% de los participantes se había inyectado drogas, el 47% estaban infectados con el genotipo 1 del VHC y el 5% estaban coinfectados con VIH.

Los resultados muestran que 173 de los 632 participantes había eliminado espontáneamente el virus durante el seguimiento. A un año después de la infección, 25% tenían eliminado el VHC. El tiempo medio de eliminaciónentre los que se aclaró el VHC fue de 16,5 semanas, 34%, 67% y 83%, lo que demuestra eliminación a los 3, 6 y 12 meses, respectivamente.

“Nuestros resultados indican que las mujeres, las personas con el gen IL28B, y aquellos con el genotipo 1 del VHC son predictores independientes de eliminación espontánea del VHC”, concluye el Prof. Kimberly Page. “Se necesita más investigación para comprender el efecto del sexo en el control de la infección por VHC . ”

Un estudio examina maneras de restaurar la inmunidad a la infección crónica de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C secuestra el sistema inmunológico del cuerpo, dejando las células T incapaz de funcionar. Un nuevo estudio en animales sugiere que el bloqueo de una proteína que ayuda al virus a prosperar podría restaurar la función inmune, lo que permite al cuerpo combatir la infección. El trabajo, dirigido por los equipos del Instituto de Investigación del Hospital Nacional de Niños y la Universidad de Emory, fue publicado en línea el 26 de agosto en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.


Avances en el desarrollo de nuevos tratamientos para la hepatitis C

Sofosbuvir, antes conocido como GS-7977, es una terapia contra el VHC que está desarrollando Gilead, que obtuvo los derechos sobre el fármaco a través de la adquisición de Pharmasset en noviembre de 2011. Como un inhibidor de la polimerasa NS5B de nucleótidos, sofosbuvir exhorta a su actividad antiviral imitando el sustrato natural de la ARN polimerasa dependiente de ARN viral.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest