Hepatomur apoya la Huelga General del 29M y está con #29Mhuelgadel99%

Corren tiempos difíciles en los que se está haciendo pagar a los trabajadores y a la mayor parte de la sociedad con recortes considerables en sus derechos y en los derechos sociales de la población. De esta forma estamos vislumbrando como se pretende desmontar lo conseguido durante décadas en el llamado Estado del Bienestar que, a nuestro pesar, nunca alcanzó gran desarrollo en nuestro país. Pero el que logró alcanzar en aspectos como el sistema público de salud, universal, gratuito y de calidad, si ha sido, y es, motivo de orgullo para los ciudadanos que contamos con profesionales y medios de prestigio internacional siempre financiado con el dinero de todos para que esté disponible para todos cuando les sea necesario. Y esto es así tanto en la formación de los profesionales a través del sistema MIR (o sus equivalencias), la red pública de salud, el prestigioso programa de trasplantes (referente mundial), los tratamientos a enfermos crónicos y tantos otros ejemplos.

Este sistema público que tanto tiempo y recursos ha precisado para su implantación y desarrollo es fruto de la aportación del dinero de todos a través de nuestros impuestos, y todos somos sus titulares. Argumentar por parte de unos gestores que no creen en la medicina pública que es un sistema deficitario es negar la mayor, ya que la salud no se debe entender como un negocio en manos de particulares y empresas multinacionales, sino como un derecho social de calidad, igual y gratuito de todos y para todos. Nosotros así lo creemos y así lo defenderemos.

Las políticas de recortes que imponen los llamados mercados que no son otros que los grandes especuladores financieros mundiales pretenden arruinar las economías nacionales hipotecándolas al servicio de sus beneficios económicos. Buena parte del camino ya la han logrado con una clase política que legisla a su dictado y no al de quienes les eligen para representarles, dándole la espalda a su verdadera razón de ser y poniendo en grave peligro la esencia de la democracia representativa. Negando además los cauces a la participación ciudadana más allá del propio voto cada cuatro años.

Por ello desde la Asociación Murciana de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (Hepatomur) apoyamos la convocatoria de Huelga General para este 29 de Marzo, como la reivindicación única posible del 99% de la población ante tal agresión a sus derechos y libertades. Porque tenemos mucho que perder, tenemos mucho por defender. Todo aquello por lo que lucharon nuestros abuelos, nuestros padres, por lo que luchamos nosotros y por lo que lo hacen nuestros hijos. Porque somos el 99%!

¿Tienes hepatitis C?, ¿estás en tratamiento?… cuéntanos tu experiencia

Desde Hepatomur queremos hacer un llamamiento a los enfermos de hepatitis C de Murcia (y de cualquier otro sitio también) para que nos cuenten si están siendo tratados para la misma, si lo están siendo con doble terapia (tratamiento tradicional) o con triple terapia (el tratamiento tradicional al que se añade un inhibidor de proteasas: telaprevir o boceprevir).

Después de años esperando el desarrollo de nuevas terapias en el tratamiento del VHC y tras la aprobación de los nuevos inhibidores de proteasas que elevan considerablemente la posibilidad de cura en pacientes con el genotipo 1, el más extendido y más difícil de tratar, nos encontramos con importantes trabas a la hora de prescribir y/o facilitar el tratamiento en nuestros hospitales. No sabemos si definitivamente esto es así.

Por ello nos gustaría, con la confidencialidad que estimes oportuna, nos cuentes tu experiencia y nos autorices o no a compartirla, además de ayudarnos de esta manera a poder disponer de un mapa de situación del tratamiento en nuestra región y poder denunciar las situaciones que generen desatención a los pacientes.

Para eso están grupos como el nuestro, el tuyo.

Un saludo

Miguel Ángel García

Boceprevir y Telaprevir presentan excelentes resultados en el tratamiento de la hepatitis C en co-infectados con VIH

Semanas pasadas el FDA, órgano regulador de los medicamentos de Estados Unidos había anunciado que el Boceprevir y el Telaprevir cuando utilizados en pacientes co-infectados HIV/HCV podrían reducir la eficacia de algunos medicamentos usados en el tratamiento del SIDA.

El anuncio muy probablemente fue resultante por se tratar de inhibidores de proteasas para el virus de la hepatitis C y, ya que en el tratamiento del SIDA son utilizados inhibidores de proteasas (específicos para o virus del SIDA), podrían, en principio, acontecer interacción medicamentosa con los mismos.

Pero resultados de dos estudios presentados semana pasada en la "CROI: 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections" muestran resultados impresionantes alcanzados por el Boceprevir y el Telaprevir en el tratamiento de la hepatitis C en co-infectados con HIV.

Curiosamente los dos estudios presentaron en la misma conferencia resultados de respuesta sostenida en la semana 12 (resultados provisorios que deberán ser confirmados por nueva carga viral de la semana 24 después del final del tratamiento), pero diversos estudios indican que si en las primeras 12 semanas el virus sin recidiva, raramente estará presente en la semana 24, lo que significa que los resultados presentados deberán ser confirmados.

Telaprevir logró 74% de cura de la hepatitis C (contra 45% en el grupo control tratado con interferón pegilado y ribavirina) en pacientes nunca antes tratados de la hepatitis C con cualquier antiviral.

Boceprevir logró 61% de cura de la hepatitis C (contra 27% en el grupo control tratado con o interferón pegilado y ribavirina) en pacientes anteriormente tratados de la hepatitis C que no respondieron, fracasando en el primer tratamiento.

Cabe aquí destacar que los dos estudios no pueden ser comparados, pues el del Telaprevir estaba compuesto por pacientes nunca antes tratados y el estudio del Boceprevir era compuesto por pacientes no respondedores, eso es claramente mostrado en la respuesta lograda por los pacientes de los grupos control que recibieron el tratamiento tradicional con interferón y ribavirina.

El grupo de estudio con el Boceprevir fue formado por 98 pacientes y el del Telaprevir por 60 pacientes.

Curiosamente, entre los pocos pacientes en los que se observó un aumento de la carga viral del HIV, eso aconteció en mayor número de pacientes que recibieron solamente interferón pegilado y ribavirina que en el grupo de pacientes que recibieron el inhibidor de proteasa.
Los dos fabricantes anunciaron que están iniciando el reclutamiento de pacientes para realizar una fase 3 de los estudios.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
1 – Telaprevir in Combination with Peginterferon Alfa-2a/Ribavirin in HCV/HIV Co-infected Patients: SVR12 Interim Analysis – Douglas T. Dieterich1, Vincent Soriano2, Kenneth E. Sherman3, Pierre-Marie Girard4, Jurgen K. Rockstroh5, Joshua Henshaw6, Raymond Rubin6, Mohammad Bsharat6, Nathalie Adda6, Mark S. Sulkowski7 On behalf of the Study 110 Team – 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI)
(1Mount Sinai School of Medicine, New York, NY, United States, 2Hospital Carlos III, Madrid, Spain, 3University of Cincinnati College of Medicine, Cincinnati, OH, United States, 4Hopital St Antoine, Paris, France, 5University of Bonn, Bonn, Germany, 6Vertex Pharmaceuticals Incorporated, Cambridge, MA, United States, and 7Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD, United States.)
2 – Boceprevir Plus Peginterferon/Ribavirin for the Treatment of HCV/HIV Co-Infected Patients – M Sulkowski1, S Pol2, C Cooper3, H Fainboim4, J Slim5, A Rivero6, M Laguno7, S Thompson8, J Wahl8, W Greaves8 – 19th Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI)
(1John Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD; 2Hopital Cochin, Paris, France; 3The Ottawa Hospital, Ottawa, ON, Canada; 4F. J. Muniz Hospital De Infecciosas, Buenos Aires, Argentina; 5Saint Michael’s Medical Center, Newark, NJ; 6Hospital Universitario Reina Sofia, Cordoba, Spain, 7Hospital Clinic i Provincial Barcelona, Spain; 8Merck Sharp & Dohme, Whitehouse Station, NJ.)


Carlos Varaldo

El manejo de los efectos secundarios en el tratamiento de la hepatitis C con los inhibidores de proteasas

Un artículo en la revista "Liver International" sirve de comparación con los relatos que estamos recibiendo de pacientes que ya están utilizando los inhibidores de proteasas Boceprevir y Telaprevir, confirmando que las observaciones de la publicación son exactamente iguales las relatadas por los pacientes que nos escriben.

El manejo correcto de los efectos adversos y colaterales por parte del médico es fundamental para el paciente aumentar la posibilidad de suceso y completar el tratamiento. Los efectos causados por el Telaprevir y el Boceprevir ya son relativamente conocidos, pues en los ensayos clínicos, en especial en la fase 3 ellos estaban presentes, posibilitando aprender en la forma de ser controlados.

Los efectos que acontecen por interacciones medicamentosas son una gran preocupación, pudiendo ocasionar nuevos efectos secundarios y hasta aumentar o disminuir los niveles de los medicamentos en el organismo. Un levantamiento completo de todo y cualquier medicamento o suplemento que cada paciente esté haciendo uso es fundamental para estudiar antes de empezar el tratamiento con los inhibidores de proteasas para evitar sorpresas que podrán ser muy desagradables y hasta graves.

En pacientes que no hacen uso de otros medicamentos el tratamiento con interferón pegilado, ribavirina y uno de los dos inhibidores de proteasas se presenta seguro, desde que o el seguimiento de preferencia (hasta un mayor conocimiento debería ser obligatorio) acompañado por un equipo multidisciplinar.

En la publicación el Dr. Christophe Hézode cita que tanto el Boceprevir y el Telaprevir aumentan la anemia, un efecto secundario bien conocido producido por la ribavirina, pero que si en el tratamiento tradicional aproximadamente 20% de los pacientes presentan anemia, cerca del 50% de los pacientes que toman Boceprevir la desarrollan y con o Telaprevir ella aparece en un 45% de los pacientes. En los relatos que recibimos aproximadamente la mitad (50%) relatan que están anémicos.

En el tratamiento tradicional la administración de eritropoyetina se mostró más eficaz que la reducción de la dosis de la ribavirina, pues con eso se evitaba una recidiva mayor del virus después del término del tratamiento. Pero eso no parece ser el caso cuando utilizados los inhibidores de proteasas, así existe más una opción para tratar la anemia, que puede ser la eritropoyetina o la reducción de la dosis de ribavirina sin colocar en riesgo la posibilidad de suceso con el tratamiento.

Continúa el Dr. Christophe Hézode hablando de los problemas dermatológicos, quiénes afectan sin mayor gravedad pacientes en tratamiento con interferón pegilado y ribavirina, con síntomas como prurito, eczema y piel seca en un 33% de los pacientes, pero que al se utilizar los inhibidores de proteasas, en especial el Telaprevir aumenta la frecuencia y gravedad de los efectos dermatológicos, alcanzando 55% de los pacientes.

En un 90% de los casos en pacientes recibiendo Telaprevir las erupciones cutáneas se quedan entre leves y moderadas, alcanzando menos del 30% de la superficie de la piel, según explica o Dr. Christophe Hézode y la mitad de ellas acontecen dentro de las primeras cuatro semanas de uso del Telaprevir y la otra mitad de los pacientes las desarrollan entre las semanas 5 y 12 del tratamiento.

Los síntomas en la piel pueden ser aliviados mediante la utilización de cremas conteniendo corticoides, hidratantes o antihistamínicos orales, no llegando a provocar la interrupción del tratamiento. Sin embargo cerca del 5% de las erupciones ocasionadas por el Telaprevir fueron graves y en aproximadamente 3% de los pacientes el tratamiento tuvo que ser interrumpido. Pocos casos fueron extremadamente graves, pero el diagnostico debe ser realizado por dermatólogos experimentados, ya que en el caso del desarrollo del síndrome de Stevens-Johnson el caso puede ser fatal.

Los pacientes en uso del Boceprevir relatan como efectos secundarios más comunes la náusea, diarrea, disgeusia (alteraciones desagradables en el paladar) y neutropenia (baja conteo de células blancas). Los que usan Telaprevir relatan como efectos colaterales más comunes la náusea, diarrea, incomodidad ano retal, picazón y sensación de quemazón en el recto.

Entre los relatos que recibimos por el e-mail relatos@hepato.com ningún caso grave nos fue enviado. La mayoría de los pacientes que enviaron los relatos está en tratamiento con Boceprevir.

Este artículo fue redactado con comentarios e interpretación personal de su autor, tomando como base la siguiente fuente:
Boceprevir and telaprevir for the treatment of chronic hepatitis C: safety management in clinical practice – Christophe Hézode – Liver International – Volume 32, Issue Supplement s1, pages 32-38, February 2012
Author affiliations: Department of Hepatology and Gastroenterology, Hôpital Henri Mondor, Université Paris-Est, Créteil, France; 2?INSERM U955, Créteil, France.

Carlos Varaldo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest