Investigador español halla una nueva diana terapéutica contra la hepatitis C y un fármaco eficaz aprobado para otro uso

El investigador español Bruno Sainz, del Laboratorio de Susan Uprichard, en Estados Unidos, ha descubierto, en colaboración con expertos de la Universidad de Illinois (Chicago), una nueva diana terapéutica para el virus de la hepatitis C contra la que podría ser eficaz un fármaco que ya existe en el mercado, pero como tratamiento para el colesterol: ‘Zetia’, de Merck/Schering-Plough Pharmaceuticals.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

En concreto, la diana terapéutica descubierta por Sainz es el receptor de absorción del colesterol Niemann-Pick 1 C1-like 1 (NPC1L1), que es utilizado por el virus de la hepatitis C (VHC). Este experto lo ha bloqueado en ratones con injertos de hígado humano utilizando ezetimibe, logrando así inhibir la infección por VHC.

El avance, logrado en una investigación financiada por el Gobierno de Estados Unidos y que, según este investigador español, "no guarda ninguna relación ni recibe fondos de la compañía fabricante de ezetimibe", se ha publicado ya en la edición ‘on line’ de ‘Nature Medicine’ y saldrá en febrero en su versión impresa.

Según ha explicado a Europa Press Sainz, el tratamiento tradicional contra la hepatitis C es el interferón alfa y la ribavirina, una combinación "muy tóxica que muchas personas no son capaces de soportar y que sólo es eficaz al 50 por ciento". "El interferón y la ribavirina no se dirigen contra ninguna diana y no sabemos cómo funciona, no es específico para la hepatitis C, sino para muchos virus", señala.

"Los investigadores llevan muchos años buscando alternativas para el tratamiento de la hepatitis C. La tendencia es buscar nuevos tratamientos similares a los que se utilizan contra el VIH: cócteles de diferentes tratamientos que ataquen al virus en diferentes puntos de su vida y en esta línea va nuestro trabajo con ezetimibe", expone.

"Ahora se ha probado en combinación con interferón y ribavirina y se ha logrado aumentar su eficacia del 50 al 70 por ciento, pero se mantiene problema de la toxicidad. Por eso queremos introducir nuevos fármacos que ataquen al virus en diferentes momentos de su vida, para seguir mejorando el tratamiento y conseguir, como meta, poder usarlo el año que viene sin interferón", anota.

Ezetimibe, que en la actualidad está en el mercado con el nombre de ‘Zetia’ para el tratamiento de la hipercolesterolemia, ataca específicamente una proteína que usa el virus para replicarse, por lo que podría funcionar como tratamiento preventivo o para mejorar el tratamiento actual, reduciendo efectos secundarios.

"Ahora están comenzando en Chicago los ensayos en base IIb con ezetimibe para comprobar su eficacia con interferón y ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica. Esperamos tener los primeros resultados en unos dos o tres meses", dice Sainz, quien precisa que, aunque ‘Zetia’ se administra en pastillas, de aprobarse su uso contra la hepatitis C su formato sería inyectable, para elevar su eficacia.

Fuente

Prometedores resultados en una vacuna experimental contra la Hepatitis C

Por Kate Kelland

LONDRES (Reuters) – Una nueva vacuna contra la enfermedad hepática crónica denominada hepatitis C mostró resultados alentadores en un ensayo clínico en estadio inicial con seres humanos, según informaron investigadores británicos e italianos.

El equipo dijo que la vacuna experimental, que se basa en un virus del resfrío modificado y que fue probada de manera segura en 41 personas, generó respuestas inmunes similares a las observadas en personas que presentan una defensa poco común pero natural contra la enfermedad.

Los resultados sugieren que en el futuro se podría desarrollar una vacuna de efecto potencialmente prolongado ampliamente efectiva contra la hepatitis C, un virus que se estima que infecta a unos 170 millones de personas en todo el mundo.

Pero los investigadores, cuyos resultados fueron publicados el miércoles en la revista Science Translational Medicine, advirtieron que se necesitan muchos más estudios, durante muchos años, antes de que pueda desarrollarse completamente una vacuna exitosa.

"Hallamos que es posible generar respuestas inmunes celulares amplias contra la hepatitis C que duren por lo menos un año", dijo Paul Klenerman, de la Oxford University en Gran Bretaña, quien dirigió los primeros ensayos de la vacuna en humanos.

"Las respuestas inmunes que observamos son alentadoras y estamos comenzando la próxima etapa de ensayos", dijo el experto en un comunicado sobre los resultados. "Podría ser un largo camino", añadió.

La hepatitis C es causada por un virus que se transmite a través de la sangre. Las personas infectadas pueden tenerlo por años sin presentar síntomas, pero si permanece sin tratar, puede generar cirrosis, cáncer de hígado e incluso la muerte.

El principal tratamiento para la hepatitis C ha sido la combinación de las medicinas genéricas interferón y ribavirina, pero tienen una tasa de apenas un 50 por ciento de éxito y el interferón puede causar síntomas similares a los de la gripe, que hacen que muchos pacientes detengan el tratamiento.

Nuevos fármacos, incluidos Incivek de Vertex Pharmaceuticals y Victrelis de Merck, fueron aprobados en el 2011 y están demostrando popularidad, aunque aún deben tomarse junto con interferón y ribavirina.

Dado que la hepatitis C es un virus en constante mutación, es un blanco complejo para el diseño de una vacuna y todavía no se ha podido desarrollar una dosis exitosa contra la infección. Existen seis cepas diferentes del virus, lo que dificulta más el hallazgo de una vacuna que funcione contra todos los tipos.

El equipo trabajó con investigadores de la Birmingham University del Reino Unido y de Okairos, una pequeña firma biotecnológica italiana, en un nuevo enfoque para desarrollar una vacuna que apunte al estímulo de una zona distinta del sistema inmune.

La nueva vacuna, explicaron los investigadores, está diseñada para generar una respuesta en las células T del sistema inmune a las partes internas del virus, que son más constantes, en lugar de intentar apuntar a un ataque de anticuerpos sobre la cubierta del virus, que está en constante mutación.

El equipo evaluó la inmunización en un estudio de Fase I diseñado fundamentalmente para medir la seguridad de la vacuna.

Un total de 41 adultos saludables formaron parte del estudio y los resultados mostraron que la dosis parecía segura y capaz de estimular una respuesta de las células T contra la hepatitis C que duró al menos un año.

Los investigadores de Oxford están iniciando ensayos para ver si la vacuna puede ayudar a personas ya infectadas con hepatitis C, además de que continúan desarrollando la vacuna para que genere mejores respuestas inmunes.

Un equipo aparte de Estados Unidos planea efectuar un ensayo clínico más amplio en grupos de riesgo para ver si la vacuna puede proteger contra la infección con el virus de la hepatitis C.

Reuters Health

© 2012 Thomson Reuters. Reservados todos los derechos. Los contenidos Reuters son propiedad intelectual de Thomson Reuters y/o de sus proveedores de contenido. El contenido de estas páginas no puede copiarse, publicarse ni redistribuirse parcial o totalmente, sin el previo consentimiento por escrito de Thomson Reuters. Thomson Reuters no sera responsable por errores o demoras en el contenido. "Reuters" y su logotipo son marcas registradas o marcas comerciales del grupo de empresas de Thomson Reuters en todo el mundo. Para mayor información sobre otros productos para Medios de Reuters favor visitar http://about.reuters.com/media/. © Thomson Reuters 2012

Un estudio explica como la hepatitis C sobrevive en el hígado y el funcionamiento de un nuevo antiviral

Las enfermedades virales son todavía uno de los mayores retos para la ciencia médica ya que, debido a miles de años de coevolución con los humanos, la capacidad de los virus para aprovechar la biología de sus huéspedes para sobrevivir y prosperar hace muy difícil encontrar el tratamiento médico adecuado.

Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, en colaboración con la Universidad de Colorado, ha demostrado por primera vez cómo una pequeña molécula de ARN, que regula la expresión génica en células del hígado humano, es secuestrada por el virus de la hepatitis C para asegurar su propia supervivencia -ayudando a los científicos a entender por qué un nuevo medicamento antiviral parece ser efectivo contra el virus. El estudio ha sido publicado en ‘Proceedingsof the National Academy of Sciences’.

Los micro ARN están involucrados en la regulación de la expresión de genes en las células, por lo general, mediante el bloqueo de la producción de proteínas clave o por la desestabilización de los mensajeros que codifican proteínas de la célula, mientras ésta crece y se divide. El equipo de investigación observó que la unión de un micro ARN prominente en las células del hígado, llamado miR-122, al ARN viral, resulta en su estabilización, promoviendo una replicación eficiente del genoma del virus en el hígado y apoyando su ciclo de vida.

“El virus de la hepatitis C hace dos cosas muy interesantes con miR-122”, explica Stanley M. Lemon, profesor de Medicina y Microbiología e Inmunología en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, “en primer lugar, ha desarrollado una relación única con un regulador clave, ya que miR-122 representa la mitad de todos los micro ARN presentes en el hígado; en segundo lugar, el virus ha usurpado un proceso que normalmente regula a la baja la expresión de genes para regular al alza la estabilidad de su ARN. Este es un ejemplo clásico de cómo los virus subvierten las funciones normalmente beneficiosas de la célula para sus propios fines nefastos”.

Un trabajo anterior, llevado a cabo por doctor Lemon y sus colaboradores en 2005, ayudó a demostrar que el miR-122 es utilizado por el virus de la hepatitis C para replicarse, pero el mecanismo no estaba claro aun. Ahora, el equipo de investigación ha demostrado cómo funciona, lo que ayuda a explicar cómo un nuevo grupo de drogas antivirales puede atacar al virus. El fármaco se une a miR-122 y lo secuestra en el hígado, desestabilizando el genoma viral, lo que acelera su degradación.

La hepatitis C es un problema de salud pública continuo; según los Centros para el Control de Enfermedades y su Prevención, un total de hasta 4 millones de personas en los Estados Unidos pueden estarr infectados con el virus de la hepatitis C, yla mayoría no sabe que están infectados. Más de un tercio de los que son portadores a largo plazo pueden desarrollar una enfermedad crónica del hígado o cáncer de hígado, una forma mortal de cáncer que se está haciendo cada vez más común debido a la propagación de este virus.

Fuente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest