«Estamos asistiendo al nacimiento del fin del virus de la hepatitis C»

«Estamos asistiendo al nacimiento del fin del virus de la hepatitis C»

6114108Más de 200 especialistas participan en Santander en el IV Aula abierta multidisciplinar en hepatología que coordina Javier Crespo

El Palacio de la Magdalena de Santander el IV Aula Multidisciplinar en Hepatología, en la que participan más de 200 especialistas de los hospitales españoles más relevantes. En los últimos cuatros años la hepatología ha experimentado cambios muy relevantes. Por un lado, ha explicado el jefe de Sección del Servicio de Medicina Digestiva del Hospital Valdecilla de Santander y coordinador del Aula, Javier Crespo, «respecto a la hepatitis B se ha consolidado el conocimiento sobre el hecho de que los fármacos de última generación son absolutamente seguros y capaces de detener prácticamente por completo la evolución de la enfermedad». «Somos capaces de curar la hepatitis B», ha reclacado.

En cuanto a la hepatitis C, el aspecto más relevante es «el desarrollo de antivirales directos». Es decir, fármacos que son capaces de actuar directamente contra los mecanismos de división del virus de la hepatitis C. «Estamos asistiendo al nacimiento del fin del virus de la hepatitis C», ha asegurado.

Uno de los puntos destacados es el tratamiento a largo plazo de la hepatitis B, que tiene el objetivo de que el virus no se haga resistente con el paso del tiempo. Pero en estos casos en que la medicación se prolonga no sólo hay que buscar la eficacia del tratamiento, sino también su seguridad, que la toxicidad sea escasa.

En este sentido, el coordinador de este Aula y médico adjunto del Servicio de Gastroenterología del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda de Madrid, José Luis Calleja, ha explicado que «estamos ante tratamientos indefinidos», por lo que «la enfermedad no está curada, está controlada; siempre y cuando se mantenga el tratamiento.

Esta continuidad en el tiempo garantiza además que disminuya su progresión hacia cirrosis, cáncer hepático o trasplante». Dicho descenso en la progresión de la enfermedad conlleva además que estemos ante un tratamiento coste-efectivo, pues evitando su avance se consigue un ahorro significativo.

Por su parte, Crespo ha señalado que los fármacos actuales para la hepatitis B, cuando se utilizan a largo plazo, «consiguen que la enfermedad permanezca inactiva». Cuando el tratamiento se mantiene se logra «la negativización en superficie en un porcentaje significativo de casos», ha matizado.

Esto, que hasta ahora era un «objetivo marginal», porque se conseguía «en menos de un 1% de los pacientes», se logra en torno a un 10% de los mismos con este tipo de tratamiento, ha dicho. Negativizarse no significa que el virus haya desaparecido, sino que sigue estando en nuestro cuerpo pero con una baja actividad y en una proporción que no se detecta.

Prevalencia hepatitis B

Aunque existe una vacuna desde hace 25 años que previene la enfermedad, al haber un flujo migratorio de pacientes y una población de más de 30 años no vacunados, la incidencia de la hepatitis B es de entre el 1% y 2% de la población.

Actualmente, hay en España una población creciente procedente de Asia, Africa y Latinoamérica, donde hay una alta prevalencia de la enfermedad y no se vacuna, por ello más del 50% de nuevos casos de hepatitis son de pacientes que proceden de estos países.

Es, por tanto, muy importante que se les haga una serología para vacunarlos si no son portadores del virus o tratar la enfermedad en su caso.

Por otra parte, según Calleja, la mayor parte de los pacientes con hepatitis B son por antigeno e- por lo que van a necesitar tratamiento a largo plazo. «El objetivo a la hora de tratar a estos pacientes es que el virus se negativice con el tiempo».

A su vez, existe un pequeño porcentaje de pacientes antigeno e+ (aunque su presencia va creciendo al aumentar la presencia de población de origen extranjero), donde el tratamiento a corto plazo sí es efectivo. «En estos caso tenemos un 50% de tratamiento definitivo a corto plazo hasta que se produce la seroconversión», es decir, aparecen anticuerpos contra la hepatitis B lo que indica que la enfermedad está controlada, ha señalado.

Fuente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest