Incivo(R) (Telaprevir) ofrece tasas de curación más elevadas que el tratamiento convencional para los pacientes con hepatitis C crónica genotipo1.

Madrid, septiembre de 2011.- Janssen ha anunciado el pasado miércoles que la Comisión Europea ha aprobado INCIVO® (telaprevir), un antiviral de acción directa (DAA, por sus siglas en inglés) inhibidor de la proteasa, para el tratamiento de la infección crónica por el genotipo 1 del virus de la hepatitis C (VHC), en combinación con interferón pegilado alfa y ribavirina, en adultos. Con esta nueva clase de fármacos, de los que telaprevir es la última incorporación, habrá más pacientes que nunca con infección crónica por el genotipo 1 del VHC que tendrán posibilidades de curarse.

En los estudios clínicos, telaprevir en combinación con interferón pegilado alfa y ribavirina produjo aumentos significativos de las tasas de curación, también conocidos como respuesta viral sostenida (RVS), tanto en los pacientes con infección crónica por el VHC genotipo 1 no tratados anteriormente como en los que no habían respondido a un tratamiento previo, en comparación con el tratamiento estándar solo con interferón pegilado alfa y ribavirina (1,2). La aprobación de telaprevir ofrece una pauta terapéutica mejorada y más eficaz en comparación con el tratamiento convencional para la infección crónica por el genotipo 1 del VHC, con el ciclo terapéutico más corto de cualquiera de los tratamientos disponibles (3,4). Telaprevir reduce a la mitad la duración actual total del tratamiento en la mayoría de los pacientes no tratados previamente y en los que sufrieron una recidiva.

“Hoy es un día emocionante para los adultos con hepatitis C crónica por genotipo 1. Antes de la introducción de los inhibidores de la proteasa, el tratamiento del VHC tenía una larga duración y se curaban menos de la mitad de los pacientes con infección crónica por el genotipo 1 del VHC,” dijo el profesor Graham Foster, del Queen Mary University Hospital de Londres. “En muchos adultos con hepatitis C crónica, genotipo 1, el tratamiento basado en telaprevir ofrece un tratamiento más corto y mayores tasas de curación que los tratamientos convencionales. El acortamiento de las pautas de tratamiento, sin comprometer la eficacia, es un gran avance para ayudar a los pacientes a cumplir el tratamiento”.

La aprobación se basa en los resultados de tres estudios de fase 3 realizados con 2290 pacientes: ADVANCE, REALIZE e ILLUMINATE (1,2,3). ADVANCE y REALIZE fueron estudios aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo en los que se evaluaron la eficacia y la seguridad de la combinación de telaprevir con interferón pegilado alfa y ribavirina en comparación con el tratamiento convencional previo (solo interferón pegilado alfa y ribavirina) (1,2). Los datos demuestran que el tratamiento basado en telaprevir aumentó de forma significativa las tasas de curación de la infección crónica por el VHC genotipo 1 en comparación con el tratamiento convencional en pacientes no tratados anteriormente (79 % frente al 46 %, p < 0,0001) y en pacientes que sufrieron una recidiva con el tratamiento previo (84 % frente al 22 %, p < 0,0001) (1,2). Los datos también mostraron un aumento significativo de las tasas de curación en los pacientes con respuesta parcial o con respuesta nula al tratamiento previo, grupos normalmente considerados entre los más difíciles de curar, en comparación con solo interferón pegilado alfa y ribavirina (61 % frente al 15 % y 31 % frente al 5 %, p < 0,0001 respectivamente) (2).
Los datos de ILLUMINATE demuestran que un tratamiento basado en telaprevir con una duración global de 24 semanas fue no inferior a un tratamiento basado en telaprevir durante 48 semanas en pacientes con hepatitis C crónica genotipo 1 no tratados anteriormente, que alcanzaron y mantuvieron una carga viral indetectable al principio del tratamiento, en las semanas 4 y 12, (también conocido como respuesta viral rápida extendida o eRVR) (3).

La infección crónica por el VHC está considerada por la Organización Mundial de la Salud como una “bomba viral” y puede tener graves consecuencias para los pacientes y los sistemas de salud pública5. Más de 170 millones de personas de todo el mundo tienen infección crónica por el VHC y muchas ignoran que están infectadas (6).

"La hepatitis C puede ser una enfermedad devastadora; no obstante, si se trata con éxito, los pacientes pueden evitar problemas hepáticos potencialmente mortales como mayor lesión hepática, cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer hepático. La introducción de los antivirales de acción directa es el primer avance terapéutico importante en más de 10 años y un significativo paso hacia adelante para los pacientes con hepatitis C. Ofrecerá esperanza de curación a más pacientes,” afirmó Charles Gore, de la World Hepatitis Alliance.

El perfil de seguridad global de telaprevir se basa en el programa de desarrollo clínico de fase 2/3. En los ensayos clínicos, la incidencia de acontecimientos adversos de intensidad al menos moderada fue mayor en el grupo de telaprevir que en el grupo de placebo (ambos grupos tratados con interferón pegilado alfa y ribavirina). Las reacciones adversas (RAM) moderadas notificadas con más frecuencia (incidencia ≥ 5,0 %) fueron anemia, exantema, prurito, náuseas y diarrea, y las RAM graves más frecuentes (incidencia ≥ 1,0 %) fueron anemia, exantema, trombocitopenia, linfopenia, prurito y náuseas (4).

Se notificaron exantemas en el 55 % de los pacientes con el tratamiento combinado con telaprevir; más del 90 % de los exantemas fueron de intensidad leve o moderada. Se notificaron exantemas graves durante el tratamiento combinado con INCIVO en el 4,8 % de los pacientes. Los exantemas motivaron la interrupción del tratamiento en el 5,8 % de los pacientes. Se registró anemia en el 32,1 % de los pacientes, que motivó la interrupción del tratamiento en el 3 % (4).

“Nos complace la aprobación de telaprevir por la Comisión Europea y el hecho de que ahora podamos ofrecer a los pacientes una opción terapéutica significativamente mejorada para el VHC en comparación con el tratamiento convencional previo,” afirmó Ramón Polo, Director del Equipo para el Desarrollo de Telaprevir. “Telaprevir es una pieza fundamental de la creciente cartera de fármacos en enfermedades infecciosas de Janssen, con tratamientos para la infección por el VIH/SIDA, la tuberculosis, las infecciones graves y ahora la infección por el VHC, que ayudan a redefinir y mejorar los resultados del tratamiento. Janssen sigue dedicada a mejorar la vida de los pacientes y de los profesionales sanitarios en todo el mundo.”

Acerca de INCIVO®
INCIVO® llegará a los países de toda la Unión Europea a través de Janssen. Telaprevir fue desarrollado Janssen, en colaboración con Vertex y Mitsubishi Tanabe Pharma. Janssen tiene los derechos de comercialización de telaprevir en Europa, Latinoamérica, Oriente Próximo, África, India, Australia y Nueva Zelanda bajo el nombre comercial de INCIVO®; Vertex tiene los derechos de comercialización de telaprevir en Norteamérica con el nombre de INCIVEK™ (aprobado por la FDA en mayo de 2011 y por Health Canada en agosto de 2011 para la hepatitis C crónica por el genotipo 1 con hepatopatía compensada); Mitsubishi Tanabe Pharma tiene los derechos de comercialización de telaprevir en Japón y algunos países del Lejano Oriente.
Información importante sobre la seguridad
Para más datos, véase ficha técnica o resumen de características del producto completo aquí.
Acerca del VHC
El VHC que se transmite por la sangre es el causante de una enfermedad infecciosa, la hepatitis C, que afecta al hígado (7,8). Con una estimación de 170 millones de pacientes infectados en todo el mundo (6,8) y entre tres y cuatro millones de nuevas personas infectadas cada año (5), el VHC supone una carga importante para los pacientes y para la sociedad. La infección crónica por el VHC puede producir cáncer de hígado y otras enfermedades hepáticas graves y mortales; aproximadamente una cuarta parte de los trasplantes de hígado realizados en 25 países europeos en 2004 fueron atribuibles al VHC (9). El tratamiento convencial previamente aceptado de la infección por el VHC es interferón pegilado alfa combinado con ribavirina (8), aunque sólo cura al 40-50 % de los pacientes con infección crónica por el genotipo 1 del VHC(10).
El VHC supone una carga importante para los pacientes y para la sociedad. Los cálculos indican que el VHC produjo más de 86.000 muertes y 1,2 millones de años de vida ajustados por la discapacidad (AVAD) en la Región Europea de la OMS en 20029. La mayor parte de los AVAD (95 %) se acumularon en pacientes en fases de la enfermedad con posibilidad de prevención (9).
Acerca de Janssen
Las empresas integrantes de Janssen Pharmaceutical Companies de Johnson & Johnson se dedican a abordar y resolver las principales necesidades médicas de nuestra época que todavía están pendientes en campos como la oncología, la inmunología, las neurociencias, las enfermedades infecciosas y las enfermedades cardiovasculares y metabólicas.
Impulsados por nuestro compromiso con los pacientes, desarrollamos productos, servicios y soluciones sanitarias innovadoras para ayudar a las personas de todo el mundo.
————–

Bibliografía

(1) John McHutchinson et al. Telaprevir in Combination with Peginterferon and Ribavirin in Genotype 1 HCV Treatment-Naïve Patients: Final Results of Phase 3 ADVANCE study. Paper presented at: The Liver Meeting of the American Association for the Study of Liver Diseases (AASLD); 2010.
(2) Zeuzem S, Andreone P, Pol S et al. REALIZE trial final results: telaprevir-based regimen for genotype 1 hepatitis C virus infection in patients with prior null response, partial response or relapse to peginterferon/ribavirin. Paper presented at: 46th annual meeting of the European Association for the Study of the Liver (EASL); 2011.
(3) Sherman et al. Response-Guided Telaprevir Combination Treatment for Hepatitis C Virus Infection. N Engl J Med. 2011;365:1014-24.
(4) INCIVO® Summary of Product Characteristics 2011.
(5) WHO. State of the art of vaccine research and development. Viral Cancers. Disponible
aquí
(6) World Health Organization. Hepatitis C. Weekly Epidemiological Record. 1997;72:65-69.
(7) Centres for Disease Control and Prevention. Hepatitis C FAQs. [cited 2009 Dec 17] Disponible
aquí.
(8) Simin M et al. Cochrane systematic review: peginterferon alfaplus ribavirin vs. interferon plus ribavirin for chronic hepatitis C. Alimentary Pharmacology & Therapeutics. 2007; 25(10):1153-62.
(9) Nikolai Mühlberger et al. HCV-related burden of disease in Europe: a systematic assessment of incidence, prevalence, morbidity, and mortality. BMC Public Health. 2009; 9(34):1-14.
(10). The Hepatitis C Trust. Treatments: Potential New Drugs. [cited 2010 Feb 20] Disponible
aquí.

Tratamiento más corto ayuda a algunos pacientes con hepatitis C

Por Gene Emery

Administrar peginterferón y ribavirina durante 24 semanas después de completar el tratamiento combinado con telaprevir es tan efectivo como el régimen de 48 semanas para curar la infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC), según señala un nuevo estudio.

Reducir la duración del tratamiento disminuye el riesgo de padecer efectos adversos, pero sólo en pacientes que responden rápidamente a la etapa inicial del tratamiento, publica un equipo en la edición en internet de New England Journal of Medicine.

"En nuestro estudio, dos tercios de los pacientes (el 65 por ciento) eran candidatos para recibir la terapia más corta debido a su respuesta viral rápida extendida. Se les podría haber indicado peginterferón y ribavirina durante 24 semanas", dijo el autor principal, doctor Kenneth Sherman, de la Escuela de Medicina de la University of Cincinnati.

Este estudio de no inferioridad fue diseñado para confirmar que los pacientes con ARN del VHC no detectable a la cuarta y duodécima semanas no evolucionaban peor con un régimen abreviado de la terapia con peginterferón y ribavirina, combinada en una primera etapa con telaprevir.

Vertex Pharmaceutical y Tibotec financiaron el estudio ILLUMINATE. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) aprobó telaprevir en mayo último.

El estudio comenzó con la selección de voluntarios de Bélgica, Holanda y Estados Unidos portadores del genotipo 1 del VHC. Ninguno había recibido tratamiento previo.

A 540 se le indicó realizar 12 semanas de tratamiento con telaprevir (750 mg cada ocho horas), peginterferón alfa-2a (180 mcg por semana) y ribavirina (1.000-1.200 mg por día), más la combinación de peginterferón-ribavirina durante otras 12 semanas.

Cien pacientes abandonaron la fase inicial del tratamiento (incluidos 12 que lo hicieron por falla virológica, 62 por efectos adversos y 12 porque rechazaron continuar el tratamiento o retiraron el consentimiento).

De los 440 voluntarios que continuaron en el estudio, 322 tuvieron una respuesta virológica rápida extendida: el ARN del VHC se mantenía indetectable en la sangre a las 20 semanas. Al azar, se les indició suspender el tratamiento al llegar a las 24 semanas o continuarlo otras 24 semanas.

El 92 por ciento de los 162 con respuesta virológica rápida extendida que finalizó el tratamiento a las 24 semanas seguía libre de virus a las 48 semanas.

El 88 por ciento de los 160 restantes, que continuaron la terapia con peginterferón-ribavirina durante otras 24 semanas, mantuvo una respuesta virológica sostenida a las 48 semanas. En ese grupo, 41 abandonaron las últimas 24 semanas de tratamiento.

En cambio, el 64 por ciento de los 118 pacientes sin respuesta rápida con otras 24 semanas de tratamiento, había tenido una respuesta virológica sostenida. Treinta y nueve de ellos suspendió el tratamiento.

En total, el 72 por ciento respondió rápidamente al régimen de tres fármacos a la cuarta semana. A las 12 semanas, el 65 por ciento seguía sin rastros del virus en el organismo.

En el ensayo ILLUMINATE, al 18 por ciento de los voluntarios se le retiró el tratamiento por los efectos adversos: anemia en el 39 por ciento de los pacientes (en el 6 por ciento de los casos, fue grave y 32 participantes necesitaron transfusiones) y sarpullido en el 37 por ciento de los pacientes (el 5 por ciento fue grave).

La mayoría de los casos de sarpullido aparecieron en las primeras ocho semanas de tratamiento.

Los efectos adversos graves fueron más comunes en el grupo tratado durante 48 semanas con peginterferón-ribavirina. La tasa fue del 10 por ciento, comparado con el 2 por ciento de los pacientes con tratamiento reducido).

"La fatiga fue el efecto secundario más común (el 68 por ciento), seguida de prurito (el 51 por ciento), náuseas (el 47 por ciento), anemia (el 39 por ciento), cefaleas (el 38 por ciento), insomnio (el 32 por ciento), diarrea (el 28 por ciento) y enfermedad tipo influenza (el 26 por ciento)", informó el equipo.

El tratamiento tradicional con 48 semanas de peginterferón y ribavirina cuesta unos 30.000 dólares, indicó Sherman. Pero el telaprevir es más costoso. "Vi cifras de 49.000 dólares", indicó.

"Eso es mucho dinero por un tratamiento corto, pero hay que compararlo con los costos para la sociedad de la hepatitis C sin tratar, en los que hasta un solo trasplante hepático podría costar cientos de miles de dólares, sin mencionar los costos médicos asociados previos al trasplante", finalizó Sherman.

FUENTE: New England Journal of Medicine, septiembre del 2011

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest