La esteatohepatitis es la causante de la resistencia insulínica intrahepática

La esteatohepatitis es la causante de la resistencia insulínica intrahepática

Diariomedico.com
ESPAÑA
estudio publicado en ‘Journal of Hepatology’
La esteatohepatitis es la causante de la resistencia insulínica intrahepática
La alteración de la señalización de la vía insulínica está alterada en pacientes con esteatohepatitis no alcohólica, según los resultados de un estudio español que publica el último número del Journal of Hepatology. Se concluye que es la enfermedad la causante de la resistencia y que en hepatitis C es el virus quien modifica la sensibilidad a la insulina.


Carmelo García Monzón, en su laboratorio del Hospital Santa Cristina, de Madrid.

La esteatohepatitis no alcohólica parece ser el desencadenante de los mecanismos que inducen resistencia insulínica, al menos a nivel hepático, en pacientes con esta enfermedad. En el caso de los afectados de hepatitis C crónica, la causa directa parece estar más relacionada por la acción del virus C de la hepatitis (VHC), según los datos de una investigación clínica, la primera que se lleva a cabo sobre biopsia hepática de 151 pacientes, que se publica en el último número del Journal of Hepatology.

Este trabajo cooperativo ha sido financiado en parte por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (Ciberehdi) y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (Ciberdem) del Instituto de Salud Carlos III.

Desencadenamiento
"En este estudio se confirma que en la esteatohepatitis aparece alterada la señalización intrahepática de la insulina y que es la enfermedad la que modifica esta vía, ya que cuando la esteatosis es simple, la señalización insulínica en hígado es normal. Además, la alteración de la vía insulínica intrahepática se relaciona con una cascada de actuaciones que conducen a la aparición de los fenómenos de apoptosis y de fibrogénesis. En el caso de la hepatitis C, el estudio refrenda que el virus C es quien altera la señalización de la insulina, hecho demostrado in vitro sobre hepatocitos humanos", ha explicado a DM Carmelo García Monzón, jefe del Laboratorio de Hepatología Experimental del Hospital Universitario Santa Cristina y del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital de La Princesa, ambos en Madrid, y primer firmante de la investigación.

El trabajo también ha contado con la participación de Oreste Lo Iacono, hepatólogo del Hospital del Tajo, de Aranjuez, y Ángela Valverde y Paloma Martín-Sanz, ambas del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, también en Madrid.

Estos hallazgos se consiguieron gracias al análisis pormenorizado de diversos grupos de pacientes: con hígado graso estaban la esteatosis simple o pura y la esteatohepatitis definida, dos subgrupos patogénicos distintos, ya que en la primera sólo existen vacuolas de grasas mientras que la segunda es una forma más grave en la que, además de grasa, existe respuestas inflamatoria e incluso muerte celular. Ambos pacientes se compararon con un grupo con hígado sano. En el grupo de la hepatitis C, los subgrupos se dividieron en hepatitis virus C genotipo 1, genotipo 1 con esteatosis y genotipo 3, subgrupo en el que el virus C es capaz por sí mismo de alterar el metabolismo intrahepático de las grasas.
El objetivo básico era especificar y caracterizar el papel de la resistencia a la insulina en estos pacientes, teniendo en cuenta, según resultados de estudios epidemiológicos, su implicación en la patogenia de estas enfermedades hepáticas, así como en su progresión.

Posible control insulínico
Lo esencial era determinar qué mecanismos se ponen en marcha para que esto ocurra y si la resistencia a la insulina es el origen o una consecuencia de la enfermedad. "Se considera que los procesos que ponen en marcha la esteatohepatitis también están afectando a la señalización de la insulina, puesto que en hígado normal y en esteatosis simple está perfectamente conservada".

Para García Monzón, de esta investigación puede desprenderse una consecuencia clínica práctica, puesto que estos pacientes requieren tratamientos que mejoren la resistencia a la insulina. Actualmente existen fármacos, como la metformina o las más modernas glitazonas, por ejemplo, que aumentan la sensibilidad a la insulina. "Mejorar la resistencia a la insulina, con dieta, ejercicio o fármacos, va a repercutir favorablemente, sin duda, en importantes dianas patogénicas, ya que este trabajo ha demostrado que la resistencia a la insulina está unida a la aparición de apoptosis y fibrosis".

No obstante, para el hepatólogo, determinar la causa original del hígado graso no alcohólico sigue siendo esencial. Las medidas terapéuticas actuales son un complemento de mejora, pero hay que profundizar en las causas moleculares que puedan estar implicadas, además de los denominados metabolitos tóxicos de las grasas". (Journal of Hepatology. 2011. vol 54 j 142-152).

Comprobaciones del daño patológico en tejido hepático
En el grupo de hígado graso, a la derecha, aparece apoptosis a medida que el avance de la enfermedad es mayor. Así, en hígado sano y en esteatosis simple no aparecen núcleos coloreados y sí lo hacen en esteatohepatitis. En los grupos de pacientes de hepatitis C, la apoptosis aparece siempre por ser el virus C el que se relaciona con muerte celular.
La esteatohepatitis es la causante de la resistencia insulínica intrahepática – DiarioMedico.com

Janssen solicita la autorización de comercialización europea de Telaprevir para el tratamiento de la Hepatitis C

Janssen solicita la autorización de comercialización europea de Telaprevir para el tratamiento de la Hepatitis C

Janssen Logo

BEERSE, Belgium, December 17, 2010 /PRNewswire/ — Janssen-Cilag International NV ha anunciado hoy la presentación de una solicitud de autorización de comercialización (MAA) a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para telaprevir, un antiviral experimental de acción directa, oral, para el tratamiento del virus de la hepatitis C crónica de genotipo 1 (VHC), la forma más frecuente del virus.[1] Telaprevir es un inhibidor de proteasa (PI) potente y selectivo, que al combinarse con interferón pegilado y ribavirina (el actual estándar de tratamiento) muestra actividad en pacientes nuevos al tratamiento y que han sido tratados previamente pero no se curaron, incluidos aquéllos con respuesta parcial, con recidiva y con respuesta escasa o nula al tratamiento al actual estándar .  
 

La EMA ha aceptado la evaluación acelerada del telaprevir, que se concede para agilizar el acceso a nuevos e innovadores medicamentos de gran interés para la salud pública. Tibotec BVBA, una compañía global de investigación y desarrollo con experiencia específica en virología, está desarrollando telaprevir en colaboración con Vertex Pharmaceuticals. Tibotec BVBA es una compañía filial de Janssen. 

"La solicitud de la EMA para telaprevir es una referencia en el tratamiento del VHC y demuestra nuestra dedicación para satisfacer necesidades médicas no cubiertas desarrollando tratamientos innovadores para enfermedades infecciosas", dijo Johan Van Hoof, Global Therapeutic Area Head Infectious Diseases and Vaccines en Janssen. "Por encima de todo, es un importante paso acercar el telaprevir a las personas que viven con VHC que necesitan opciones nuevas de tratamiento." 

Se calcula que en todo el mundo hay alrededor de 170 millones de personas infectadas por el VHC,[i] de ellas, más de cinco millones en Europa.[ii] El VHC crónico puede producir graves problemas de salud a largo plazo, y se calcula que el 30 % de los pacientes acabarán desarrollando alguna enfermedad hepática progresiva como la cirrosis (daño y cicatrices en el hígado) lo que les pone en situación de riesgo de padecer insuficiencia hepática y cáncer de hígado..[4] El VHC es la causa más común de transplante de hígado en Europa.[5] El actual estándar de tratamiento para pacientes de VHC de genotipo 1, interferón pegilado y ribavirina, se administra durante 48 semanas y sólo entre el 40% y el 50 % de los pacientes con genotipo 1 logran una respuesta virológica sostenida (RVS), definida como conseguir niveles indetectables de virus en la sangre durante seis meses tras completar el tratamiento, y considerado un indicador de curación. El retratamiento con interferón pegilado y ribavirina en pacientes que han fallado previamente a este tratamiento muestra sólo un éxito limitado.[6],[7] 

La presentación de EMA está respaldada por resultados de tres estudios de fase 3, que compararon el telaprevir con el estándar actual en pacientes con VHC de genotipo 1. Los resultados carecen de precedentes: 

    — Se observaron tasas de RVS mucho más altas en pacientes nuevos sin tratamiento previo con telaprevir en comparación con el tratamiento estándar actual de interferón pegilado y ribavirina (75 % vs. 44 %)[8] 

    — La mayoría de los pacientes se curaron en la semana 24, que es la mitad de la duración de la terapia con el actual estándar de tratamiento[8] 

    — Las tasas de curación se triplicaron (65% frente al 17%) entre todos los tipos de pacientes tratados anteriormente que recibieron telaprevir, incluidos los que habían presentado respuestas nulas, que normalmente se asocian a tasas de curación de tan sólo el 5% cuando se les administra el actual estándar de tratamiento [9] 

    — Telaprevir se asoció con efectos secundarios menores como rash y anemia. 

    "El actual tratamiento para la hepatitis es largo y sólo es efectivo para aproximadamente la mitad de los pacientes que no han recibido tratamiento previo, y algunos que fallaron a tratamientos anteriores", comentó Stefan Zeuzem, profesor de medicina y responsable de departamento de medicina, J W Goethe University Hospital, Frankfurt. "Si se aprueba, telaprevir ayudaría a mejorar significativamente las tasas de curación y reduciría la duración del tratamiento para muchas personas afectads por el VHC, en comparación con el tratamiento estándar actual". 

    Acerca del programa de desarrollo de Telaprevir 

    Hasta la fecha, más de 2.500 personas con VHC de genotipo 1 han recibido tratamiento con telaprevir (telaprevir combinado con el actual estándar de tratamiento) en los estudios de fase 2 y los ensayos fase 3 ADVANCE, ILLUMINATE y REALIZE. [8,9,10] El programa de desarrollo clínico de telaprevir es el mayor realizado hasta la fecha con un antiviral experimental de acción directa para la hepatitis C. 

    — ADVANCE evaluó pautas de telaprevir en alrededor de 1088 pacientes con infección crónica por el VHC no tratados previamente. Los datos del ensayo ADVANCE se presentaron en el congreso anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del hígado (AASLD), celebrado en noviembre de 2010.[8] 

    — ILLUMINATE evaluó los efectos beneficiosos de la ampliación del tratamiento con telaprevir de 24 a 48 semanas en 540 pacientes no tratados previamente que tenían valores de VHC indetectables en las semanas 4 y 12 de tratamiento. 322 de estos pacientes fueron seleccionados aleatoriamente para recibir 24 o 48 semanas de tratamiento, y no se encontraron beneficios al ampliar el tratamiento a 48 semanas. Los datos del ensayo ILLUMINATE se presentaron en AASLD en noviembre de 2010.[9] 

    — El estudio REALIZE evaluó pautas de telaprevir en alrededor de 650 pacientes con el VHC que no habían respondido al tratamiento previo. Los datos del ensayo REALIZE se publicarán en 2011.[10] 

    Telaprevir está siendo desarrollado por Tibotec BVBA, una compañía afiliada de Janssen, en colaboración con Vertex Pharmaceuticals y Mitsubishi Tanabe Pharma para el tratamiento del VHC de genotipo 1 en combinación con interferón pegilado y ribavirina en pacientes que han fallado al tratamiento anterior y los que nunca han sido tratados. Tibotec BVBA tiene los derechos de comercialización para telaprevir en Europa, Latinoamérica, Oriente Medio, África, India, Australia y Nueva Zelanda, en espera de la aprobación por las autoridades reguladoras correspondientes. Vertex comercializará telaprevir en EE. UU., Canadá y México y Mitsubishi Tanabe Pharma tiene derechos para comercializar telaprevir en Japón y ciertos países del Lejano Oriente. 

Premio “Corazón Solidario” al Dr. Pascual Parrilla

Premio “Corazón Solidario” al Dr. Pascual Parrilla

El cirujano Pascual Parrilla Paricio fue distinguido ayer con el galardón nacional ‘Corazón Solidario 2010’, que convoca por tercer año la Asociación Murciana de Trasplantados (Ademtra) en colaboración con el Vicerrectorado de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Murcia (UMU).
El rector de la institución docente, José Antonio Cobacho, presidió ayer la entrega del premio en un acto que tuvo lugar en el Hemiciclo de la Facultad de Letras.
Pascual Parrilla Paricio, catedrático de Cirugía en la propia UMU y jefe del servicio de cirugía general y digestiva y trasplantes del hospital Nuestra Señora de la Arrixaca, recibió como galardón una escultura que es obra del artista ciezano Salvador Susarte.
Este médico, nacido en la localidad valenciana de Torrent hace 65 años y que vive en Murcia desde que tenía 29, es un trabajador incansable al servicio de la Medicina y, por lo tanto, al servicio de la sociedad. Así se entiende que haya practicado cerca de un millar de transplantes de hígado en las dos últimas décadas.
Desde su posición reclama «más investigadores básicos en los hospitales, trabajando codo con codo con los médicos».
Ése es «el principal reto» que se debe plantear la sanidad en su especialidad, «además de lograr la implementación de nuevas tecnologías en la investigación», indicó el doctor Parrilla, una eminencia en la Medicina, cuando recibió la Medalla de Oro de la Región de Murcia por sus muchos años de servicio público. Esta otra distinción le fue entregada el pasado día 9 de junio, al conmemorarse precisamente el Día de la Región.

La Opinión de Murcia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Pin It on Pinterest